ENTRENAMIENTO FUNCIONAL


El origen del Entrenamiento Funcional lo encontramos en los años 80. Michael Boyle, uno de los entrenadores más conocidos del mundo, rescató una metodología de entrenamiento desarrollada en Rusia en los años 20, basada en la ejecución de movimientos naturales y dinámicos del hombre a lo largo de la historia. Boyle complementó esta disciplina con los estudios de Stuart McGill sobre la necesidad de fortalecer el core para mantener una espalda sana.

El Entrenamiento Funcional se puede definir como  una modalidad de entrenamiento físico que aplicando y utilizando conceptos de anatomía funcional permiten desarrollar un programa de ejercicios los cuales imitan gestos y movimientos de nuestro cuerpo que  se realizan en la vida cotidiana, laboral o deportiva, de acuerdo a las necesidades específicas de cada persona.

Uno de los objetivos principales del Entrenamiento Funcional es potenciar la resistencia cardiovascular y la fuerza de los músculos encargados del movimiento. Asimismo, este entrenamiento permite ejercitar la musculatura sin necesidad de forzar las extremidades y la columna vertebral, al mismo tiempo que trabaja el core, es decir la zona abdominal.

A diferencia de las actividades localizadas que entrenan un músculo o grupos musculares específicos realizando movimientos en un sólo plano por vez, el Entrenamiento Funcional permite realizar movimientos multiplanares imitando gestos deportivos y realizando progresiones funcionales que se adaptarán a las demandas de cada deporte o actividad. Para ello se utilizará el propio peso corporal y accesorios adecuados. (sogas, TRX, bozu, bandas, mancuernas, pelotas medicinales, box, etc). Se trabaja todo el cuerpo en un solo ejercicio. Incluye acciones como empujar, tirar, levantar, rotar, saltar y correr, por eso se dice que es un entrenamiento real para la vida real.

 

OBJETIVOS

Esta actividad impulsa a tu organismo a tener buena salud y una sensación de bienestar general.

Se trabajan  las capacidades motrices. Entre sus ejercicios se trabaja la fuerza, agilidad, flexibilidad y resistencia, manteniendo una coordinación, orientación del espacio, equilibrio y anticipación de cada movimiento.

Se promueven los movimientos intermusculares. Reconocen la incapacidad del cerebro de percibir la acción de un músculo aislado.  Por tal razón sus rutinas procuran no trabajar los músculos de forma individual, sino combinados.

Se tiene un particular enfoque en las articulaciones. Los ejercicios son realizados en varios planos (frontales, sagitales y transversales), lo que ayuda a aumentar el rango de movimiento de las articulaciones.

Esta combinación de disciplina otorga a tu cuerpo una estabilidad completa favoreciendo el fortalecimiento y la salud correcta.

 

BENEFICIOS

  • Mejora la postura del cuerpo

La cantidad de acciones que puedes llevar a cabo día a día como el estrés o un ritmo de vida agitado, y sus incorrectas posturas pueden derivar en desequilibrios musculares. Introducir el Entrenamiento Funcional a tu rutina favorecerá la corrección de las malas posturas y los desequilibrios musculares.

  • Mayor estabilidad

Se trabaja en cada sesión la flexibilidad, la estabilidad, el equilibrio, la movilidad y el entrenamiento de fuerza. Esta combinación de disciplina otorga a tu cuerpo una estabilidad completa favoreciendo el fortalecimiento y la salud correcta.

  • Facilita la quema de grasa

Es cierto que la alimentación basada en una dieta sana y equilibrada es la clave para perder peso, pero si le añades la práctica del Entrenamiento Funcional verás como tus beneficios aumentan. Este tipo de entrenamiento no solo te ayuda a quemar grasa, también te ayuda a mejorar la fuerza de tus músculos, así como la resistencia y el aumento del metabolismo.

  • Mejora en la respiración

Muchas veces, cuando iniciamos un entrenamiento sólo nos enfocamos en los resultados que queremos obtener, descuidando un poco nuestra respiración. Al iniciar rutinas en circuitos de resistencia, aprendes a controlar tu respiración, esto permite mejorar tu sistema cardiovascular así como la capacidad pulmonar.

  • Complemento deportivo

Realizar entrenamientos funcionales sirve tanto para mejorar tu salud, como para complementarlo con otro deporte. Y es que se trata de una actividad perfecta para el acondicionamiento gracias a sus ejercicios. El Entrenamiento Funcional mejora la relación entre el sistema nervioso y el musculoesquelético, obteniendo así patrones de movimientos rápidos, de reacción y con gran alcance.

  • Reduce la probabilidad de sufrir lesiones

Más allá de corregir tus posturas y ofrecer beneficios para el cuerpo, el Entrenamiento Funcional también te ayuda a evitar las lesiones. El hecho de imitar los movimientos del entrenamiento en el día a día y viceversa, favorece el fortalecimiento de músculos y articulaciones. De este modo el riesgo de sufrir algún tipo de lesión disminuye considerablemente.

 

QUIÉN PUEDE REALIZAR LA PRACTICA

Pueden realizarla tanto atletas amateurs como profesionales y gente sedentaria que nunca hizo ninguna actividad física y quiere comenzar. Ideal para personas con problemas de escoliosis, dolores lumbares, cervicales y demás molestias, así como también para todas aquellas personas que quieran, mediante la práctica, conseguir el bienestar de su cuerpo y mente.

6 comentarios sobre “ENTRENAMIENTO FUNCIONAL

    1. Hola, cómo estás?
      Te enviamos toda la info a tu mail..!!
      Cada actividad tiene su cupo por clase. Te pasamos los horarios, así nos decís un poco también tu disponibilidad..!
      Un saludo.
      MIOTEMPO

Comentarios cerrados.